domingo, 3 de julio de 2011

vive, como quieras, pero vive.

 Vivir mirando los minutos, uno a uno. Siendo consciente de que el tiempo se escapa, sintiendo la presión en la espalda sabiendo que los humanos no somos capaces de aguantar cualquier cosa.
Vivir sonriendo, porque es lo que la gente ahí fuera hace, porquen es lo que nos enseñaron. Cuando en realidad lo único que apetece es rociar la ciudad con gasolina, arrojar cerillas y comprobar cómo se queman los sueños que nunca alcanzarás. Vivir queriéndolo todo y luchando por nada.Vivir perdiendo, sin saber qué exáctamente. Sólo con la sensación de estar perdiendo algo, de estar perdida, vacía.
Vivir equivocándote de camino, vivir queriendo rectificar, vivir viendo como viven otros, vivir odiándoles.
Vivir con miedo a despertar mañana sola, con miedo a no despertar.
Vivir con miedo a que la vida dure más de lo que habíamos planeado, o menos.
Vivir aprendiendo que aprendimos mal, comprobando que casi todo lo que estudiamos fue en vano, acostumbrándonos a mover la izquierda antes que la derecha, y no al revés, tal y como nos enseñaron.
Vivir juzgando antes de conocer.
Vivir rápido pero con los frenos puestos, colocándonos una máscara con la izquierda e intentando quitárnosla con la derecha. Vivir sintiendo que la vida no merece la pena y saber que lo es todo, porque todo es lo único que tenemos.
Vivir esperando a que nos llamen por teléfono, visitando las estaciones para elegir la mejor mientras los vuelos se escapan, encerrados dentro porque lo de fuera da miedo . .

No hay comentarios:

Publicar un comentario